Unión Vegetariana Europea

escrito/traducido cerca: Renato Pichler / David Roman

Comunicado de prensa - Día Mundial de la Alimentación - 16 de Octubre de 2006

Vegetarianismo - un símbolo de solidaridad con las personas hambrientas

En la actualidad, 815 millones de personas, que equivalen al 17 por ciento de la población de países en desarrollo, padecen hambre. Este porcentaje no ha cambiado mucho desde 1990 (20 por ciento) y se teme que se mantendrá a un nivel inaceptablemente elevado (11 por ciento) en 2015.

Esta precaria situación de inseguridad en el suministro alimentario ya genera dramáticas consecuencias bajo circunstancias 'normales', pero ¿qué magnitud va a adoptar cuando las cosechas sean malas?

Y son malas en la actualidad: condiciones climáticas difíciles en distintas partes del mundo, especialmente en Australia, Argentina y Brasil, echan a perder las cosechas actuales. El calor y la sequía continuada también están amenazando las próximas cosechas de modo que se espera un considerable descenso en las existencias de alimentos. Un bajo suministro y unos precios elevados traerán miseria para muchos.

El hecho de que la demanda de cereales en todo el mundo excede a los límites de producción, es una consecuencia del consumo permanentemente creciente de carne. Por desgracia, no se encuentra en ningún lado el reconocimiento de esta sencilla verdad. La única respuesta oficial a este sombrío escenario consiste en advertencias pero ¿qué ayuda proporcionan los timbres de alarma si no se indica ninguna salida hacia un lugar seguro al mismo tiempo?

Si alguna organización, internacional o nacional, tuviera un plan general para afrontar la amenaza, sería un momento excelente para ponerlo sobre la mesa con el fin de evitar 'lo de siempre': gente rica que da cereales, maíz y soja a sus animales de granja mientras los hambrientos no pueden permitirse alimentar a sus propios hijos.

La Unión Vegetariana Europea enfatiza que la amenaza de las cosechas malogradas demuestra una vez más la urgencia de una nueva aproximación para abordar el problema del hambre global: el vegetarianismo. Este estilo de vida compasivo evita el derroche de recursos que implica la producción de carne: 6000 kilos de zanahorias, 4000 kilos de manzanas o 1000 kilos de cerezas pueden ser cosechados en la misma cantidad de tierra que en la actualidad produce no más de tan sólo 50 kilos de carne vacuna.

En vistas de este patente derroche, se requieren urgentemente cambios fundamentales. La carne es un despilfarro que, sobre todo en base a la humanidad y la solidaridad, ya no resulta asequible.

Renato Pichler
Presidente
Unión Vegetariana Europea

Website: www.euroveg.eu, Email: evu (at) euroveg.eu

Nota: Las sesiones de 2007 EVU Talks bajo el título "La respuesta vegetariana al hambre en el mundo" ofrecen una plataforma para discutir este problema global.

 


© European Vegetarian Union - Contact form