European Vegetarian Union

La nutrición vegetariana es la dieta del siglo XXI

de European Vegetarian, Número 1/2000
 
Hace un par de años, el erudito neoyorquino Dr. Alan Wauters me comentó que se cree que Nostradamus (astrólogo francés, 1503-1566, conocido por sus profecías) predijo que a finales del siglo XX fumar estaría prohibido en los edificios públicos y que comer carne sería tabú a principios del siglo XXI.

Existen pruebas a nivel mundial, especialmente en los países occidentales, de que esta predicción no se aleja de la realidad.

Salud

Cada vez más gente adopta una dieta vegetariana o reduce el consumo de carne de manera drástica. El vegetarianismo se ha convertido en una tendencia moderna que atrae sobre todo a los jóvenes. Entre un treinta y un cuarenta por ciento de las comidas en las universidades alemanas y suizas son vegetarianas. Mientras que hace 30-40 años sólo algunas personas conocían el significado de “vegetarianismo”, en la actualidad lo conocen todos los niños y niñas.

Muchos estudios epidemiológicos han demostrado que un estilo de vida vegetariano es más saludable y, a diferencia de lo que alega la industria cárnica y lechera, es sabido que no sólo es posible vivir sin consumir proteína animal, sino que es incluso aconsejable. Muchos estudios que se llevaron a cabo ya hace muchos años están saliendo a la luz ahora gracias a Internet, lo cual permite que todos tengamos acceso a la información auténtica sin censuras. Personalmente estoy totalmente convencido de que gracias al World Wide Web cada vez más gente de todos los países adoptará el estilo de vida vegetariano.

Los naturalistas más famosos, como Carl Liné, Alexander Humboldt, Charles Darwin, dejaron claro que el ser humano ha sido y es herbívoro. Dedujeron esta afirmación de las investigaciones de la historia de los orígenes y de la anatomía comparada. Un ser humano que come carne es lo mismo que una vaca forzada a comer proteína animal. La enfermedad de las vacas locas (EEB) y la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob han mostrado al mundo lo que ocurre a aquellos animales a los que no se les ha proporcionado la dieta que tenían programada por naturaleza. El cáncer, las enfermedades coronarias, el reuma, la arteriosclerosis, la diabetes, el Parkinson, el Alzheimer, la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, la osteoporosis, son sólo algunas de las enfermedades que han aumentado con rapidez de forma paralela al aumento del consumo de comida procesada y de productos de origen animal.

Durante el último siglo la dieta en los países occidentales ha ido más allá y, desgraciadamente, parece que esta tendencia está llegando a Asia.

En comparación con el año 1900, en la actualidad una persona en Europa y América consume de media un 35% más productos lácteos, un 50% más ternera, un 70% más pescado, un 120% más huevos y un 280% más aves. Durante el mismo periodo, excepto en los años de guerra, las enfermedades cardíacas y el cáncer aumentaron entre un 3 y un 5 % anualmente y siguen en aumento. El cáncer es la causa de muerte más común entre niños menores de doce años.

En lugar de recomendar un estilo de vida más saludable y de intentar evitar esos riesgos en la salud, los investigadores médicos crean nuevas maneras de reemplazar los órganos destrozados. Tras acabar con las existencias de las donaciones de órganos humanos, que nunca son suficientes, ahora investigan la posibilidad del xenotrasplante (trasplantes de animales a humanos), de manera que los animales, sobre todo los cerdos, se convertirían en fábricas de recambio y sus órganos serían saqueados.

Destrucción de nuestro entorno

Más de 6.000 millones de personas viven en nuestro planeta y cada segundo nacen 5 niños más. ¿Cómo se puede alimentar a todos?

Una dieta basada en la carne necesita 20 veces más terreno y 14 veces más agua que una dieta basada en las plantas. Producir 1 kg de carne requiere entre 10 y 16 kg de cereales y otros alimentos vegetales. Se necesita el 70% de la producción mundial de agua para producir pienso. ¡Un 70% de la carne producida son desechos! Las vacas locas nos han enseñado lo que ocurre si se utiliza el desecho como “comida concentrada” para los herbívoros. Los excrementos animales (110 toneladas por segundo en Europa y América), los pesticidas y los fertilizantes son responsables de la contaminación de lagos, ríos y aguas subterráneas (los peces se vuelven hermafroditas e infértiles).

Dos terceras partes de los excrementos son estiércol líquido. La evaporación del amoníaco derivado de este líquido es en parte la causa de la lluvia ácida, tras haberse convertido en ácido nítrico. El 85% del amoníaco, que se considera la principal causa de la muerte de los bosques, se produce por las emisiones del ganado.

Sufrimiento de los animales

Pero la principal razón por la que deberíamos abstenernos de comer carne es porque quitamos la vida a seres sintientes y que sufren. Cada año 13.000 millones de animales son sacrificados en todo el mundo. Producir tal cantidad de animales sólo es posible en granjas intensivas, donde se confina a los animales en espacios estrechos, sin lugar donde descansar y donde se les alimenta con comida antinatural y no tienen contacto social. Esto hace que los animales padezcan un estrés permanente y la tortura se ha de combatir con una enorme cantidad de medicamentos, antibióticos, hormonas, tranquilizantes, etc. Al final, los medicamentos que han sido acumulados en el organismo de los animales son servidos a los consumidores.

La producción de carne “bio” se ha hecho popular recientemente. Los animales son criados bajo lo que llaman condiciones naturales. Sin embargo, se les sigue quitando su bien más preciado, su vida, tras generalmente un corto período de tiempo.

“Bio” (que viene del griego) significa “vida”. Vale la pena recordar que no hace mucho, Brigitte Bardot dijo que la carne se sirve como “cadáver decorado con gusto”.

Cada vez más gente famosa está dispuesta a confesar con orgullo que son vegetarianos: Martina Navratilova, Edwin Moses, Richard Gere, Bruce Springsteen, Paul McCartney, Robert Redford, Madonna, Tina Turner, Whitney Houston, Montserrat Caballé, la Reina Sofia de España, el Ministro de Tráfico suizo Mortiz Leuenberger, Stevie Wonder y Peter Gabriel, entre otros. En el pasado siempre ha habido gente que ha adoptado un estilo de vida vegetariano por razones varias: Albert Einstein, San Bonifacio, San Juan Crisóstomo, Benjamín Franklin, Mahatma Gandhi, Sven Hedin, Horacio, Alexander Humboldt, Charles Darwin, Isaac Singer, Leonardo da Vinci, Zoroastro, la Madre Teresa.

Para finalizar, he añadido algunas citas de vegetarianos famosos, que pueden ayudar a aquellas personas que aún comen carne a replantearse sus hábitos alimenticios:

Albert Schweizer dijo: “Nada sería más beneficioso para la salud del ser humano y aumentaría las posibilidades de supervivencia en la tierra que adoptar una dieta vegetariana”.

León Tolstoi: “Mientras haya mataderos habrá campos de batalla”

George Bernard Shaw, que fue vegetariano durante más de 60 años: “Los animales son mis amigos, y yo no me como a mis amigos”.

Sigrid De Leo
Bluetschwitzerweg 5,
9443 Widnau,
Switzerland,
Tel./Fax: +41 71 722 64 45

Traducido por Elena Martín Genarez - elenmghotmail.com

© European Vegetarian Union - http://www.euroveg.eu